logo-municipio

Esteribar

(Navarra)

www.esteribar.org/

Esteríbar ha sido tradicionalmente zona de paso. El camino más sencillo para atravesar los Pirineos (o al menos uno de los más transitados durante siglos) remontaba desde la Cuenca de Pamplona Esteríbar siguiendo el curso del Arga para saltar de ahí al vecino valle de Erro y a través del collado de Ibañeta atravesar los Pirineos. Se cree que la mayor parte de las grandes migraciones e invasiones que han afectado a la Península Ibérica durante su historia, procedentes del otro lado de los Pirineos, pudieron llegar a través de esta ruta, atravesando Esteríbar, por ejemplo los celtas que llegaron a la Península varios siglos a. de C. Posteriormente los romanos ocuparon estas tierras y construyeron una calzada que atravesaba Esteríbar y que formaba parte de la ruta Astorga–Burdeos.

Esteríbar fue vía de penetración de las invasiones germánicas que dieron al traste con el Imperio romano y posteriormente fue también la vía utilizada por los árabes en su intento de invasión de Francia. En la Edad Media esa ruta que atravesaba el valle, heredera de la calzada romana, se convierte en parte del Camino de Santiago, ruta de peregrinación y de intercambio cultural intereuropeo. El siglo XII es el de máximo apogeo del camino, y en Esteríbar se construyen varios albergues y hospitales para los peregrinos. El Camino de Santiago constituía la artería de comunicaciones de la mitad meridional del valle.

La primera mención escrita sobre el valle de Esteríbar está documentada en el año 1066 con motivo de la donación a la abadía de Leyre del monasterio de San Agustín de Larrasoaña. Durante la Edad Media, Esteríbar era conocido como el valle de los cazadores. Sus habitantes vivían de la caza, de la agricultura, de la ganadería y de la explotación forestal. Aunque la mayor parte de los habitantes del valle eran pecheros, que debían pagar tributos al rey o a la Monasterio de Roncesvalles, en algunos pueblos del valle había hidalgos nobles, habiendo quedado como testimonio de su presencia algunos palacios y casas solariegas que se conservan en el valle.

Durante la Edad Moderna el valle estaba regido por el diputado del Valle de Esteríbar, que era elegido por los regidores de cada uno de los pueblos que lo componían. Estos regidores, a su vez, eran nombrados por turnos entre las casas que componían cada pueblo o lugar. La capital del valle se encontraba en las Ventas de Aquerreta, un paraje perteneciente al pueblo de Aquerreta donde se ubicaba la casa consistorial.

Con las reformas administrativas del siglo XIX, el valle en su conjunto, se asimiló a la condición de municipio y sus lugares se convirtieron en concejos, aunque con el tiempo la mayor parte de ellos se han ido extinguiendo como tales y en la actualidad solo 11 pueblos del municipio mantienen esta condición. Zubiri, situada en una posición central del valle y reforzada por la instalación en sus inmediaciones en los años 1940 de una importante fábrica, se convertiría en la población más importante y en la capital del valle.

Una historia administrativa independiente es la que ha tenido el pueblo de Larrasoaña, que aunque situada en el corazón del valle, no pertenecía administrativamente al mismo hasta el siglo XX. Larrasoaña fue una población caminera ligada a la Ruta Jacobea que surgió probablemente en el siglo X en torno al monasterio de San Agustín de Larrasoáin. En el siglo XII el rey Sancho VI el Sabio concedió a los francos que se habían asentado en Larrasoaña el fuero de Pamplona denominándose a la población Hiriberri (‘villanueva’ en español) y en 1212 aparece Larrasoaña mencionada ya como buena villa. Durante siglos la historia de Larrasoaña ha corrido paralela a la del valle. En el siglo XIX Larrasoaña se transformó en municipio y finalmente en 1928 Larrasoaña se unió al municipio de Esteríbar. Larrasoaña es el pueblo del valle que cuenta con un patrimonio monumental más rico.

La otra población más importante del valle, Eugui, ha tenido una historia azarosa. Destacan como hitos más importantes el hecho de que aquí se radicara a partir de 1535 la Real Fábrica de Municiones (conocida como Fábrica de Olaberri), que se mantuvo activa hasta el siglo XVIII. En 1930 se descubrió cerca de las ruinas de esta fábrica un yacimiento de magnesita considerado como uno de los más importantes de Europa, cuya explotación cambió a partir de 1945 radicalmente el paisaje de esta parte del valle. El otro elemento que cambió radicalmente la imagen de esta parte del valle fue la construcción en 1970 del Embalse de Eugui, que se encarga de suministrar agua potable a Pamplona.

Mapa de localización

Previsión meteorológica

Últimas Noticias de Esteribar

Próximos Eventos en Esteribar

Ir a Arriba